Un verdadero deporte de riesgo

Nadar entre tiburones, hacer escalada sin arnés, podría definir miles de deportes de riesgo, de riesgo físico. Pero no son los únicos deportes de riesgo a los que nos enfrentamos en la vida.

Yo, como bien explique ya en otros post, hace un poco más de un año decidí emprender el camino de “el auto-empleo” o también denominado, ser emprendedor. Ya de por sí, ser emprendedor conlleva unos riesgos que debes asumir desde mucho antes de comenzar a poner en marcha el negocio, desde antes incluso de la gestación del proyecto. Antes de pensar en dar a luz un negocio, antes incluso de plantearse que tipo de negocio quieres y eres capaz de ofrecer a los posibles clientes, tienes que tener en cuenta los pormenores que encontrarás por el camino, locales, situación, población activa, necesidades reales de lo que vendes en la zona y muchos más conceptos, que pueden variar ostensiblemente el resultado del mismo y, recordemos, que todo esto, antes de plantearte la gestación.

Una vez desenredado la maraña de disyuntivas, hay que comenzar con el proyecto que, a veces, como en mi caso, puede durar más tiempo de lo esperado. No siempre un proyecto es malo porque no de resultados desde el primer momento puesto, que son muchos los factores que pueden tenerse que ajustar para que salga adelante como negocio final, por eso le llamamos proyecto. Visto todo lo visto emprender, ya de por sí, es un deporte de riesgo, pero en mi caso, como en el caso de muchísimas personas que quieren dedicarse a la divulgación de negocios en las redes, nos encontramos con el agravante de que, hoy todos somos expertos en redes, todos sabemos postear en instagram, en Facebook, twittear en twitter, etc, etc, etc.

La pregunta del millón y, esta va principalmente, para los tiburones que deciden reventar precios o, simplemente menospreciar el trabajo de gente que se ha formado para poder dar un servicio de calidad en redes sociales y blogs, pero también para el empresario que decide ahorrarse unos euros y dejarle ese trabajo al “sobrinillo” que es un lumbreras con los aparatos modernos, o al “amiguete” que hace maravillas con los PC’s. ¿Por qué pensáis que las grandes empresas se gastan una cantidad exagerada de dinero en equipos de Social Media? Sera, según vuestro criterio, porque les encanta tirar el dinero, pero claro, sus ventas son millonarias y las vuestras irrisorias.

Sí, he elegido un modelo de negocio con mucho trabajo y poco rendimiento, pero lo he elegido porque sigo creyendo en él, sigo creyendo en que el dar un servicio de calidad a un cliente que quiere expandirse es sinónimo de resultado, igual no instantáneo, pero de resultado. Me he metido en un berenjenal, en una maratón de infinitos kilómetros, pero no le temo, esto es nadar con tiburones, sentir que a cada paso alguien quiere meterte la zancadilla, que los falsos profesionales que se dedican a prometer resultados a 5€ la hora no sacan ni el más miserable resultado y, lo único que hacen, es que los posibles clientes desconfíen de quienes podemos ofrecerles una mano, aguantar los “listillos” que, como ya posteé en mi página de Facebook, pretenden que les arregles su negocio con cuatro preguntas sobre segmentación o pidiéndote un logo y, cuando les envías el render, se piensan que pueden usarlo libremente.

Articulo de Facebook referido

Sin menospreciar a los deportistas de riesgo, hoy en día el simple hecho de tener las agallas de montar un negocio ya es un deporte de riesgo. A mi, sinceramente, me indigna mucho que gente sin ningún tipo de formación, sin ningún tipo de conocimiento de como funcionan los mercados ni los segmentos de mercado, aprovechen el tirón de los Community Manager, para destrozar un sector que, por otro lado y como he dicho antes, en grandes empresas es esencial.

Como casi siempre, este post, pasará desapercibido, pocos serán los que lo leerán, menos aún los que lo compartirán y ya ni digamos los que le pondrán un me gusta, no a la página de Facebook, sino a este artículo.

Sigo con la misma ilusión del primer día, con más conocimiento y con muchísimas más ganas, solo me falta, trabajo, alguien que decida confiar en que las personas que creen en una profesión y que les gusta trabajar en ella son los verdaderos profesionales.

“Si la belleza de nadar entre tiburones será mi muerte, moriré viendo belleza”

Prueba de logo2


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s